Algunas informaciones y reflexiones sobre la ubicación de la Carrera de Geografía de la FAU entre las escuelas “top” internacionales

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/7 (1 vote cast)

Me ha parecido relevante escribir esta columna de opinión en momentos en que me encuentro instalándome como Profesor Visitante en la Universidad de Poitiers, en Francia, haciendo uso de una Comisión Académica otorgada por la Universidad de Chile. No escapará a la atención de los lectores de este comentario, que para quiénes participamos de la vida académica en las universidades chilenas, la oportunidad de disponer de un tiempo destinado únicamente a leer, discutir y escribir, en medio de un estimulante ambiente universitario de avanzada, resulta ser parte de condiciones ansiadas toda la vida y difícilmente traducibles en cifras económicas. Afortunadamente y dadas escasas excepciones, las autoridades de la FAU comparten el convencimiento de que sólo la pertenencia a redes internacionales a las cuáles se accede como producto de un trabajo sistemático y constante en las áreas de la docencia, investigación y publicaciones, permiten disponer de un reconocimiento que resulta ser fundamental en el sistema de la universidad global. Es evidente que no todas las universidades de Chile, como tampoco la totalidad de sus carreras, requieren plantearse estos desafíos. Sin embargo, ellos son imprescindibles en el caso de la Universidad de Chile, tratándose de la principal universidad pública de nuestro país. Como tan bien lo ha indicado recientemente el Profesor Arturo Fontaine del Departamento de Filosofía de nuestra casa de estudios, hay instituciones como la nuestra, que asumen tareas de producción de conocimientos e informaciones y de formación de valores y prácticas ciudadanas, que forman parte del bien público y que no pueden por ello tener por objeto conseguir lucro ni ser evaluadas por sus logros económicos.

El conocimiento como bien público también implica disponer de instituciones que sirvan como puente entre los avances de las ciencias y las tecnologías a nivel mundial y sus innovaciones, réplicas y aplicaciones al interior del país. La internacionalización de las universidades forma parte destacada de su reputación universal, un objetivo que difícilmente puede ser medido en términos generales y es imposible de cuantificar en términos económicos. Estos últimos son completamente insuficientes, tratándose de comparar a las instituciones universitarias respecto a la forma como consiguen la excelencia académica, constituida indudablemente por la vocación y devoción al trabajo que demuestran permanentemente sus partícipes, tratándose de valores superiores, que expresados en una real pedagogía de vida, aseguran la ejecución de verdaderas acciones paternales, bajo las cuáles se forman nuestros alumnos, futuros colegas y sustitutos indispensables en la eterna carrera del saber.

Por ello, es interesante reflexionar en torno a la información publicada en la edición de El Mercurio del domingo 22 de julio de 2012, donde se entregan los resultados del ranking de carreras universitarias realizado por la prestigiosa firma internacional Q&S (“uno de los más reconocidos a nivel mundial”, según el periódico), bajo el título “Carreras de la U. Católica y U. de Chile destacan en ranking latinoamericano”. Esta versión del ranking del año 2012 publica los resultados de clasificar 29 carreras que se dictan en universidades de reconocida influencia internacional (de un total de 52, cuyas restantes serán publicadas en el transcurso del año). Los criterios empleados para seleccionar las referidas carreras se refieren a la existencia de especialistas de instituciones claves que operan dentro de la disciplina, a la disposición de suficientes respuestas por parte de ellos y de los empleadores de los egresados de las carreras universitarias, así como de indicadores y enfoques que prueben ser apropiados y efectivos para subrayar la excelencia de la disciplina. Las carreras y las instituciones universitarias seleccionadas para ser incluidas en el ranking –entre las cuáles se encuentran las escuelas de Geografía de las universidades Católica y de Chile-, atrajeron más del 20% de las respuestas elaboradas ante formularios de encuestas por más de 30.000 académicos a nivel mundial, al mismo tiempo que el número de artículos publicados en revistas internacionales los últimos cinco años por sus académicos excedían determinados umbrales (dados en función de cada disciplina).

Q and S, es definida por The Economist como una de las tres organizaciones “comprometidas con valores claves como integridad rigurosa, y presentación carismática”, que la hacen ser la más confiable fuente independiente de inteligencia global en el sector de la educación superior.

El ranking clasifica a las escuelas de geografía del mundo considerando el reconocimiento de que son objeto por parte de sus pares (o académicos de la disciplina), por los empleadores de los titulados en éstas, por las publicaciones indexadas realizadas por sus profesores y que se encuentran inventariadas y contabilizadas sus citas en la Base de Datos de Scopus y por la existencia de planes de estudio de pre y postgrado. Es interesante hacer notar que estos indicadores también son empleados en otras clasificaciones nacionales e internacionales y que, por el contrario, no son considerados los indicadores economicistas bajo los cuáles se quiere medir muchas veces y en forma exclusiva el desempeño de cada de una de las acciones académicas al interior de las universidades.

Las 15 mejores escuelas de Geografía del mundo corresponden a las universidades de Oxford, California en Berkeley, Cambridge, California en Los Angeles, London School of Economy, National University of Singapore, universidades de Tokio, British Columbia (Canadá), nacional australiana, Chicago, Toronto, Manchester, Durham, Wisconsin (Madinson) y University College of London.

Las 50 mejores escuelas de geografía del mundo se encuentran en partes iguales (13 instituciones) en el Reino Unido y los Estados Unidos, 4 en Australia, 3 en Canadá y 2 en Japón. Notablemente, la Universidad Nacional Autónoma de México se ubica en el lugar 29 y la Universidad de Sao Paulo, lo hace en el 31, siendo las únicas instituciones latinoamericanas (y lusohispanas), posicionadas en tales niveles.

Las escuelas de geografía de las universidades Católica de Chile (PUC) y de Chile aparecen ubicadas en un segundo tramo del ranking internacional, que comprende a todas las instituciones que se ubicaron entre el lugar 51 y 100 a nivel mundial. La primera es antecedida por las universidades de Naigin en China, Newcastle (RU) y Ohio State (EEUU) y entre ella y la Universidad de Chile, se encuentran ubicadas el Queen Mary College de la Universidad de Londres, la Queen´s University y la Universidad Simon Frazer de Canadá y de Estocolmo; además de las universidades de New South Wales, Queensland y Western Australia, de dicho país, y la Universidad Complutense de Madrid, además de la Universidad de Buenos Aires (UBA), que la antecede.

Más abajo que la Universidad de Chile se ubican las escuelas de geografía de las universidades Autónoma de Barcelona y de Barcelona, de Frankfurt y de Hamburgo, de Paris 1 Panthéon-Sorbonne, de Alberta (Canadá), de Arizona, de California en Santa Bárbara, de Ciudad del Cabo, de Glent (Bélgica) y de Glasgow (RU).

La Escuela de Geografía de la Universidad de Chile obtiene un puntaje de 63,8 en reputación académica, ítem en el cual la Universidad de Buenos Aires logra 70,6 pts. y la Universidad Católica 70,1 pts. En el ítem Reputación en los Empleadores, la Universidad de Chile logra 57,3 pts., mientras la UBA consigue 66,2 y la PUC 68,5. En la columna referida a Citas por Publicaciones Indexadas, la Universidad de Chile supera a las otras dos instituciones, alcanzando a 69,4 pts. en comparación con 58,3 de la UBA y 59,6 de la Católica de Chile.

Son importantes estas últimas cifras, ya que como se ha señalado los académicos de la Escuela de Geografía de la Universidad de Chile, posicionan en el lugar que se ha destacado a su institución, esencialmente debido a la citación de los artículos publicados en revistas indexadas, que como se sabe, difunden en las comunidades académicas internacionales, los resultados de los proyectos de investigación científica. Sin investigación no hay producción de conocimientos nuevos ni originales, ni tampoco una evaluación rigurosa de las situaciones y problemas que enfrenta nuestro país en sus dimensiones espaciales, territoriales y ambientales. La investigación requiere de nuevas oportunidades en la Facultad y debe servir de fundamento a una revalorización de los programas docentes de pre y postgrado, incluyendo los respectivos doctorados. De esta manera, la Universidad de Chile consolidará su reconocimiento internacional, progresando en su reputación académica y de parte de los empleadores.

Se requiere en la actualidad, no dejar pasar inadvertidamente esta información, como tampoco descalificarla sin siquiera haberla analizado. Más allá de las limitaciones que encierra toda cuantificación, especialmente en el área de la evaluación de la excelencia académica, resulta innegable que las comparaciones con el resto del sistema universitario global seguirán acentuándose y que constituirán un antecedente muy valioso a la hora de elegir una universidad para realizar estudios de pre o postgrado. No debería resultar tampoco sorprendente que alumnos de doctorado y posdoctorado de universidades extranjeras estén decidiendo participar activa y compartidamente en nuestros laboratorios de investigación.

por Dr. Hugo Romero

Académico Escuela de Postgrado y Departamento de Geografía.

desde Poiteirs, Francia

Algunas informaciones y reflexiones sobre la ubicación de la Carrera de Geografía de la FAU entre las escuelas “top” internacionales, 6.0 out of 7 based on 1 rating

Opiniones Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *