“Alianza para las montañas”

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/7 (1 vote cast)

Impulsada por Naciones Unidas en la Cumbre de Johannesburgo el año 2002, la Alianza para las Montañas, de la cual Chile es miembro, constituye una asociación voluntaria y multipartita orientada a promover el desarrollo sostenible de las regiones montañosas, teniendo como uno de sus objetivos la protección de los ecosistemas que le son propios.

Dicho objetivo tiene para Chile un carácter estratégico ya que, si bien la población del país no vive fundamentalmente dentro del ámbito montañoso, si depende en gran medida de estos ambientes, ya sea en forma directa como indirecta. En el primer caso están principalmente las actividades mineras, el turismo de montaña, los deportes de invierno y de verano, las pasturas estivales para el ganado, las fuentes termales, las facilidades para generar energía, etc. En forma indirecta disfrutamos de los recursos hídricos que bajan de las montañas, de los efectos sobre el clima de las partes bajas aledañas, del paisaje que ellas enriquecen, en fin, del incremento en la “seguridad alimentaria que ellas proveen” (Llamado a la Acc9ión de Katmandú, 2012). Pero también, por ser sistemas en evolución, de procesos que pueden llegar a ser destructivos para los asentamientos humanos tanto internos como externos.

En este sentido, se reconoce la trascendencia de “las interacciones entre los territorios de las partes altas y bajas de las cuencas” (Lucerna, Suiza, 2011) cuyas nacientes se encuentran en las montañas, así como que toda intervención o planificación que las involucre debe tener en cuenta su “particular fragilidad” (Johannesburgo, 2002) y los mecanismos que gobiernan sus procesos.

Dados los intereses de grupos económicos por intervenir las montañas sin una adecuada consideración e incorporación de criterios ecosistémicos que garanticen el uso sustentable de los recursos, se plantea hoy como de crucial importancia el adoptar y aplicar la gobernanza en las montañas (Lucerna, Suiza, 2011), de modo que la toma de decisiones considere los argumentos y criterios de las poblaciones asociadas con estos ámbitos, dado que ellos son parte involucrada y potencialmente perjudicada.

Al respecto, y considerando que las montañas son, entre otros, una fuente fundamental de recursos hídricos, toda intervención debe considerar la ejecución de programas y aplicación de medidas que vayan en procura del cuidado y conservación de los glaciares y los campos de neviza, además de que no se genere deforestación, no se maximice la erosión, no se degraden los suelos, y que se evite la pérdida de diversidad biológica y la alteración de los cursos de agua. (Plan de Acción de la Cumbre de Johannesburgo, 2002).

En este sentido, se deben “fortalecer los vínculos entre los ecosistemas de montaña y otros ecosistemas” (Katmandú, 2012), incluidos los glaciosistemas, para asegurar la disponibilidad de los recursos hidrológicos, reducir la magnitud de las respuestas frente a los eventos exógenos y sus consecuencias socioeconómicas, junto con promover el desarrollo sostenible.

Los ecosistemas de montaña han sido catalogados como vulnerables (Cap 13, Agenda 21) y cuentan con componentes altamente sensibles a los cambios climáticos, los que son considerados como indicadores tempranos por su rápida afectación ante los cambios en las temperaturas y en las precipitaciones (FAO, 2012). Entre estos cuerpos sensibles se cuentan ciertamente los glaciares y los campos de neviza, principales capitalizadores del recurso hídrico a nivel superficial y fuente de los mismos en los períodos de déficit de lluvia en las partes bajas.

Por estos motivos, y siendo Chile un país con un territorio que posee según FAO (2012) el 63,8% constituido por montañas, pero también donde el otro 36,2 % depende en muchos aspectos de las montañas, el Ministerio de Relaciones Exteriores, punto focal ante la Alianza se encuentra avocado, entre otras funciones, a la creación del Comité Nacional para las Montañas (CNM), concebido desde una óptica ecosistémica y social integral. Esta es una iniciativa que partió en el año 2009, habiéndose realizado a la fecha diversos talleres, reuniones técnicas y programas de cooperación como el “Fortalecimiento de la Gestión Participativa para el desarrollo Sostenible de Los Andes”, del cual Chile es sede desde Junio de 2011.

Como parte de estas actividades, se encuentra en preparación la celebración del “Día Internacional de las Montañas” proclamado por las Naciones Unidas y que corresponde al 11 de Diciembre de cada año (Resolución 57/245 del 20/Dic/2002).

Dada la relevancia estratégica de las montañas y los ecosistemas tanto propios como dependientes de ellas, cabe destacar que en documento final que contiene los resultados de la Conferencia Rio+20, llevada a cabo recientemente en Junio 2012, los párrafos 201, 211 y 212, hacen referencia directa a las montañas reconociendo los beneficios derivados de ellas y lo esencial que estos son para alcanzar el desarrollo sostenible, por lo que se incita a los países a realizar los mayores esfuerzos para conservar estos ecosistemas y su biodiversidad, a desarrollar e incorporar políticas específicas para las montañas.

En este sentido, Chile tiene aún muchas deudas ambientales, entre las que se cuenta la falta de protección de los humedales de montaña, y el pasar de una política a una ley de protección de glaciares, herramienta con la que ya cuenta la hermana República de Argentina. Por otro lado, es evidente que se requiere que los instrumentos de ordenamiento territorial (IOT) contengan aspectos específicos referidos a las montañas, restricciones de uso e intervención, y normas que regulen efectivamente el uso de estos ambientes. No es aceptable, a la luz de los acontecimientos ambientales actuales, del efecto de las tendencias de cambio climático y del avance del conocimiento, que aún existan códigos en Chile que estén por sobre el cuidado del medioambiente.

por Dr. Francisco Ferrando A.

Departamento de Geografía – FAU
Universidad de Chile

“Alianza para las montañas", 6.0 out of 7 based on 1 rating

Opiniones Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *