Internacionalización de la FAU: importancia del debate y la renovación académica

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/7 (1 vote cast)

Por Dr. Hugo Romero
Académico de Departamento de Geografía
Laboratorio de Medioambiente y Territorio
FAU U de Chile.

Estoy entre quiénes tuvimos la fortuna de organizar y participar activamente en el primer Congreso Latinoamericano de Ecología Política, celebrado en la FAU entre el 21 y 24 de octubre, actividad que se suma a una serie interminable de conferencias, seminarios y talleres que se llevan a cabo semana a semana, principalmente en nuestro auditorio, trayendo a nuestra casa un constante flujo de ideas innovadoras, propias de la Universidad Global. La FAU se ha internacionalizado y falta tiempo para poder estar presente en todas y cada una de estas fuentes de inspiración del trabajo académico actualizado y comprometido. Podríamos afirmar que la Facultad está preparada para ser protagonista de las acciones que serán premiadas por el gobierno para impulsar la internacionalización de las universidades chilenas, partiendo por aquellas que registran los más altos niveles de acreditación -las universidades Católica de Chile y de Chile-, justamente, debido a la excelencia de sus vínculos globales.

En el seno de este evento -destinado a analizar críticamente las relaciones de poder que explican las situaciones de injusticia social que afectan a las comunidades urbanas y rurales-, encontré viejos y nuevos amigos de Argentina, Brasil, Colombia, Canadá, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, España, Filipinas, Francia, Grecia, Inglaterra, Italia, Japón, México y Puerto Rico; pero estoy seguro que habían representantes de muchas otras naciones, conformando una verdadera torre de babel de conocimientos, experiencias y voluntades por cambiar el mundo, es decir, prolongando los deberes que siempre han correspondido a una universidad pública como la Universidad de Chile.

A nadie importó las incomodidades. La climatología contribuyó decididamente con el evento, aportando una “onda de calor” con temperaturas máximas sobre 32 grados a la sombra, cada uno de los días del congreso, los que se vieron multiplicados al interior de las aulas por nuestras precarias instalaciones. Las sesiones realizadas en las tardes en el pabellón “F” y el auditorio, serán recordadas seguramente por todos, puesto que fueron una muestra palpable de las “islas de calor” que hemos generado en nuestros hábitats, un aporte sin duda considerable al calentamiento global y al cambio climático, que fue uno de los temas de mayor controversia y discusión del evento.

Sin embargo, el calor más intenso se vivió en las discusiones que generaron cada una de las más de cien ponencias que se escucharon con atención en las salas de trabajo y, especialmente, las conferencias magistrales y los comentarios que las acompañaron cada tarde, además de las mesas redondas que se efectuaron también cada día para analizar cuestiones tan variadas como la injusticia ambiental que acompaña los procesos de urbanización, las instalaciones  mineras y energéticas, los desastres socionaturales, la escasez creciente del agua, las privatizaciones de los recursos y servicios ambientales.

La internacionalización de la FAU no es ajena a una serie de esfuerzos emprendidos por sus integrantes, sin que sea necesaria una norma o sanción. Se origina y sustenta en la voluntad de sus académicos, estudiantes y colaboradores de contribuir a construir una verdadera Universidad Global, idea que se ha visto fuertemente apoyada por la llegada de académicos jóvenes, que han obtenido sus doctorados en prestigiosas universidades nacionales y extranjeras, y en cuyo ADN se encuentra registrado el convencimiento de que solo la pertenencia a redes e instituciones planetarias permitirá disponer de conocimientos nuevos y de experiencias comparadas que permitan superar las limitaciones nacionales.

El apoyo de las autoridades de la Universidad y de la Facultad es imprescindible para conseguir estos alentadores resultados, como también lo es de aquellos funcionarios y colaboradores que ponen lo mejor de sus esfuerzos, nuevamente sin mediar orden alguna, sino que tan solo  comprometidos por el deseo de hacer las cosas bien para que cada uno de nuestros visitantes disfrute de un ambiente grato que perdure entre sus mejores recuerdos de vida.

Porque participar en un evento internacional no persigue solamente objetivos académicos, sino que además consiste en conocer, dialogar, conversar, discutir y también pasar momentos gratos junto a una cerveza en los cálidos atardeceres. En esto último vimos mezclados sin respeto a jerarquía alguna a los editores de algunas de las revistas de geografía más relevantes del mundo (como Geoforum), junto a autores de libros tan importantes como Joan Martínez Allier de la Universidad de Barcelona o Enrique Leff, de la Universidad Autónoma de México, dos de los intelectuales hispanoamericanos más reconocidos en el campo de la ecología política.

Aun así, nada de esto sería posible sin la colaboración intensa y permanente de grupos de estudiantes voluntarios que han estado en la sala de registros, en la recepción de los participantes, en el cuidado del funcionamiento de las salas, brindando información y acompañamiento y por último, también en las cenas y atardeceres felices.  Su alegría, cordialidad y trabajo eficiente ha sido reconocido por todos los participantes. Seguramente para ellos ha constituido una experiencia única que les debiera abrir las puertas del mundo, que es una de las más importantes misiones de la Universidad.

Para los académicos del Departamento de Geografía ha sido una lección de trabajo colaborativo, encabezado por sus miembros más recientes y más jóvenes, quienes no solo han demostrado la calidad e internacionalización de su trabajo, sino que además, lo han realizado con gran esfuerzo, pero siempre en medio de sonrisas y palabras cordiales. Pareciera que la ansiada renovación académica comienza a dar sus frutos más relevantes a través de cada uno de estos jóvenes investigadores y profesores. Ello garantiza la continuidad institucional de la disciplina de la geografía y que ésta siga al frente de sus progresos en el ámbito latinoamericano.

Nos esperan nuevos congresos tanto o más grandes que el comentado. Entre el 18 y 20 de noviembre se realizará por primera vez en Latinoamérica el X Simposio Internacional sobre Multiriesgos de la Asociación de Universidades de la Cuenca del Pacífico y a la FAU le ha correspondido parte importante de su organización. Esta vez serán académicos de Australia, Canadá, China, Taiwán, Singapore, Filipinas, Japón, Estados Unidos, Nueva Zelandia, México, Brasil, quienes se reunirán para analizar y discutir los conocimientos y las lecciones que se pueden obtener de los huracanes, terremotos, tsunamis, deslizamientos de sedimentos e incendios que han afectado al “Círculo de Fuego del Pacífico”.  A las conferencias, sesiones de trabajo y mesas redondas, se unirán seminarios de proyección a la comunidad que se efectuarán en Santiago e Iquique los días 17 y 24 de noviembre, y que tendrán como tema central la resiliencia urbana o capacidad de nuestras ciudades de  recuperarse de los desastres mencionados.

Entre el 3 y 5 de diciembre, la FAU volverá a ser invadida por extranjeros, esta vez especialmente latinoamericanos, que vendrán a participar en el VIII Seminario Latinoamericano y VII Hispanoamericano de Geografía Física. Se espera que participen unos 300 académicos y estudiantes de postgrado, concentrados en discutir esta vez, las causas y consecuencias y las medidas de planificación, educación y preparación social, que deben evitar que los eventos extremos de la naturaleza se transformen en desastres socionaturales.  El énfasis en estudiar y analizar detalladamente los mal llamados “desastres naturales” se debe tanto a la incidencia del terremoto y tsunami, erupciones volcánicas, sequías e inundaciones que han afectado a Chile y a la casi totalidad de los países de la región, como también al grado de madurez que han alcanzado los proyectos de investigación en que participan los académicos de la FAU.

Sin estos aportes al conocimiento comparado, nuestra institución sería una mera receptora de los adelantos adquiridos en otras partes del mundo.  La investigación científica es el verdadero motor que impulsa la internacionalización de la Universidad de Chile, al transformarla en nodo principal de innumerables redes disciplinarias y multidisciplinarias de alcance mundial.  Nunca como ahora se había concentrado la realización de tantos proyectos de investigación en la FAU y por ello, no es coincidencia su actual nivel de proyección internacional. Como en el caso de la participación en los eventos, ello no se debe a reglas o calificaciones, sino que al despliegue vocacional de una parte significativa de sus académicos, que ven en la producción y difusión de los conocimientos al servicio de la humanidad, a una de las tareas más fundamentales de la universidad pública.

Internacionalización de la FAU: importancia del debate y la renovación académica, 7.0 out of 7 based on 1 rating

Opiniones Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *