La Plaza de los Tribunales. La oportunidad perdida de legar un magnífico espacio urbano a las futuras generaciones

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/7 (0 votes cast)

Plaza Montt Varas. c.1930. ARDACH.

Se ha cerrado, nos han regalado por el tiempo que dura la obra, una gigantografía de como podremos verla en unos meses mas.

No hemos tenido tiempo para reflexionar sobre qué queríamos de ella. La gestión de diversas instituciones estimó que era un buen lugar para estacionamientos subterráneos, al fin y al cabo toda área libre de construcciones, sea parque, plaza u otro sirve para poner autos bajo ella sin mayor reflexión: “actuemos, estamos rentabilizando el uso del suelo”, podrán decir algunos…, lo que pudiera ocurrir sobre ella se vería a su tiempo.

Desde la academia sabemos que el tiempo corre, los plazos se cumplen y las obras quedan. Sabemos también que estas obras hablan de la sociedad que las gestó con sus certezas y olvidos, ¿que podrá decir esta plaza a las futuras generaciones?

Dirá tal vez que su nombre es republicano y que rendía tributo a uno de los poderes del Estado, el Judicial. Olvidará sin embargo que su origen fue colonial y nació como la tradicional plazuela de las iglesias, frente a la Iglesia de La Compañía de Jesús como nos muestra Frezier en 1714, en uno de los primeros planos de nuestra ciudad (1).


Plan de la Ville de Santiago, Capitale de Royaume de Chile. Amadeo F. Frezier, 1714. ARDACH.

Dirá también que fue la plazuela del Consulado, célebre y relevante para nuestra Independencia, pero olvidará que ese edificio se demolió y con él el lugar en el que se firmó la Carta Fundamental.

Tal vez dirá que es un buen marco para los propios Tribunales y el ex Congreso Nacional, memoria frágil la de los santiaguinos, que tras el incendio de La Compañía (1863), rápidamente despejamos los escombros y levantamos un magnífico edificio republicano para alojar diputados y senadores. Nos olvidábamos así de la presencia de la orden jesuita en nuestro casco histórico.

Dirá que una buena gestión de recursos permite ocupar un subsuelo inutilizado y llegar en la comodidad del automóvil a destino. Olvidará, sin embargo que los cascos históricos de las ciudades son frágiles y que deben tratarse con sigilo y cuidado sus calles, veredas y edificios que lo conforman. También olvidará que su suelo contiene parte importante de nuestra historia y que su alteración no sólo descubre y desplaza los restos, sino que altera el frágil equilibrio del soporte de estas estructuras que de tanto moverse y desplomarse en cada terremoto, se vuelven cada vez mas preciadas.

Fotografía antiguo edificio del Consulado.c.1900. ARDACH

Dirá por último, que la legislación permitió opinar a las instituciones pertinentes, respecto de la viabilidad y posibilidades del proyecto pero también dirá que la ciudad y sus ciudadanos no tuvieron nada que decir, perdimos la oportunidad de legar un magnífico espacio urbano (que por demás ya lo era) a las futuras generaciones, el concurso público y la discusión previa del tema habría sido un aporte. Es lamentable que ya entrado el siglo xxi, no hayamos seguido el camino que permitió dotar a la ciudad de una magnífica plaza para el Poder Ejecutivo, como se hizo hace poco más de un par de décadas.

Plaza de los Tribunales, enero 2012. Archivo de autor.

http://www.plataformaurbana.cl

 

por María Paz Valenzuela

Profesor Asociado
Instituto de Historia y Patrimonio

_____________________________
(1) “Plan de la Ville de Santiago, Capitale de Royaume de Chile. Amadeo F. Frezier, Relator de voyage a la mer du sud, aux cote du Chile et du Perou pendant les annes 1712,1713,1714”.

Opiniones Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *