Relaves

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/7 (0 votes cast)

A dos años del 27F, existen incertezas en relación al comportamiento de algunos poblados y ciudades de chile si estas sufrieran un terremoto y, si es el caso, un posterior maremoto.

Los esfuerzos por la reconstrucción demuestran una gran capacidad del gobierno por reconstruir en tiempo récord un número de viviendas inédito en la historia de nuestro país. A la vez, planes urbanos desarrollados por reconocidos arquitectos/urbanistas, quienes tuvieron la tarea de planificar ciudades como Talca, Curicó y otras ciudades costeras como Juan Fernández y Dichato, fueron reconocidos por prestigiosas instituciones y universidades internacionales. En el caso de las ciudades costeras, se consideró el “riesgo” como una herramienta de diseño urbano donde la ciudad a través de estrategias de zonificación y de barreras naturales, disminuyan los efectos destructivos ante la posibilidad de un maremoto. A pesar del esfuerzo del Gobierno y la planificación preventiva de ciudades, ¿sabemos como se comportarían las ciudades ante el esperado terremoto en el norte de nuestro país?. Dos puntos:
Uno. Si bien los esfuerzos por la Onemi de definir zonas y vías de escape en conjunto con campañas de información, existen ciudades en evidente peligro: Maitencillo por ejemplo es un poblado cuyos accesos ubicados en un sentido norte sur distan de 5km entre ellos. La posibilidad de evacuación de aprox.50.000 personas * (SERNATUR, 2008), se reduce al mínimo en época estival cuando el caos y el pánico colapsen la única vía que existe entre las salidas (*equivalente a 12.500 autos= 25Kilómetros de autos en fila, ida y vuelta).

Otro ejemplo es la zona costera de La Serena. Las vías de escape desde la costanera son escasas y de flujo limitado, considerando que una ola recorrería varios kilómetros tierra adentro alcanzando la carretera 5N. Pocas vías de salida y una ola de recorrido largo pronostican un escenario preocupante, además de cortar la comunicación terrestre. Ejemplos hay varios: Iquique, La Herradura, Tongoy, etc.

Dos. Existen en el norte de Chile un número indeterminado de relaves mineros cuyo estado de mantención es desconocido. Diversos relatos existen al respecto que reflejan presiones de grupos económicos y políticos. Ante este escenario, es importante que la autoridad reconozca e informe el estado y ubicación de los relaves que muchos de ellos fueron abandonados sin pasar por un proceso para anular los posibles efectos que pudieran tener sus residuos tanto líquidos, sólidos o como polvillo, así como la estabilidad de las estructuras que los soportan y contienen. Es importante conocer cuántas y cuáles ciudades o poblados están en peligro de recibir un tsunami de residuos químicos y lodo que no sólo pondría en peligro la vida de familias, sino que envenenaría sus tierras y ríos por años. En nuestro país olvidamos pronto: para el 27F, la familia Gálvez Chamorro, en Pencahue, murió bajo un cerro de lodo producto de un yacimiento abandonado. Sería adecuado que SERNAGEOMIN ofrezca un mapa de la totalidad de estos relaves, su estado estructural, y la posibilidad que éstos se conviertan en una amenaza.

por Gastón Cañas

Arquitecto Universidad de Chile, Máster de Arquitectura y Diseño Urbano GSD Harvard University, Socio Fundador Cañas, Arquitectos Asociados desarrollando proyectos de casas, bodegas y edificios. Se ha desempeñado como Intern del IADB, Washington DC, y como profesor universitario.

Publicado en Blog La Tercera

Opiniones Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *