Las Ciudades Post-Kyoto y la Reducción del Calentamiento Global

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.5/7 (2 votes cast)



Artículo elaborado en el año 2009 para la Revista Digital “La Ciudad Viva”

Cada época elige su propio imaginario del futuro. En las primeras décadas del siglo XX la ciudad del mañana venía representada por los dibujos de Sant Elia y los poemas de Marinetti a través de unos edificios escalonados con grandes chimeneas que modelaron lo que se llamó el “futurismo”. Brasilia, a fines de los años 50, encarnó la imagen del futuro: edificios aislados en medio de áreas verdes surcados por grandes autopistas urbanas donde el hombre del siglo XX desafiaba el clima, el tiempo y la velocidad.

El grupo Archigram, con las estructuras espaciales de Plug-in City y Walking City, pregnó la década del 60 y posteriores con nuevas imágenes del futuro. El Centro Pompidou de Piano y Rogers en Paris quedó como una postal de esa visión. También el norteamericano Richard Buckminster Fuller, visionario de la sostenibilidad con su casa Dymaxion y sus domos geodésicos que logró construir en la ciudad de Montreal el año 1967.

Sin embargo, recién comenzado el siglo XXI, la imagen del futuro de las ciudades se aleja de esa visión maquinista de rascacielos de cristal y taxis voladores. Las imágenes de ciudades futuristas de la actualidad están pobladas de edificios bajos, techos verdes, molinos de viento y paneles solares. Son las ciudades “Post-Kyoto”.

Dada la alta tasa de urbanización que ha llegado al planeta, especialmente en los países desarrollados, que son los que más contaminan, las ciudades son responsables en alto grado del calentamiento global. Mejorar la eficiencia energética, la gestión de residuos y la emisión de gases, se ha transformado en un objetivo estratégico de muchas ciudades para contribuir al cuidado del medioambiente. La búsqueda de ese objetivo está cambiando lenta pero sostenidamente los paradigmas urbanos y la imagen que se deriva de ellos.

El año 1997 la mayoría de los países del mundo firmaron en la ciudad de Kyoto, Japón un protocolo que implica reducir las emisiones de seis gases tóxicos que producen el efecto invernadero de modo de llegar hacia el 2012 a los niveles que había en 1990 para reducir el calentamiento global. Este protocolo entró en vigencia el año 2005 y sólo falta que lo ratifiquen Estados Unidos y Australia quienes, se espera, lo suscriban o propongan una alternativa durante la reunión COP 15 en Copenhague.

Estocolmo es una de las ciudades que lidera en Europa la actitud proactiva hacia un planeta más limpio y más sano. Fue declarada capital verde de Europa el año 2010. Con fuerte impulso al transporte público y vehículos limpios, Estocolmo está reduciendo 200 mil toneladas en emisiones de CO2 anualmente. Por si fuera poco, se han propuesto eliminar el petróleo como fuente energética de aquí al año 2050. Suecia ha demostrado que aún aplicando medidas que implican fuertes reducciones de emisiones de gases invernadero se puede crecer económicamente. Las ciudades de Malmo y Linkoping también son pioneras en urbanismo y tecnología de innovación sobre sustentabilidad.

Por otra parte el Presidente Sarkozy ha impulsado una serie de proyectos para París en el siglo XXI que buscan posicionar a París en el concierto de las grandes ciudades del mundo a través de mejorar su competitividad. Uno de los aspectos esenciales que tienen en común las diez propuestas de los equipos interdisciplinarios convocados, consiste en hacer una ciudad que al menos reduzca en dos grados Celsius la temperatura ambiental mediante el manejo del agua, el verde y en dos horas diarias el tiempo de viajes intraurbanos mediante una mayor eficiencia de los sistemas de transporte.

Al presentar dichos proyectos Sarkozy dijo: “Estoy convencido que razonar a gran escala es la única manera de responder al desafío del “Apres Kyoto”: la ciudad durable sólo puede concebirse en esta amplia perspectiva donde es posible una verdadera revolución en los modos de producción y de transporte. El Gran Paris, es la Francia de después de la crisis. Es la Francia que saldrá más aguerrida de la crisis, más bella, más competitiva y, lo espero, más feliz”.

La ciudad de Montreal lidera en Norteamérica las iniciativas urbanas que contribuyen a mejorar el comportamiento energético en su conjunto. Notable ha sido el desarrollo de ”techos verdes” en casas y edificios, una acción de ecología urbana que está permitiendo disminuir significativamente el calentamiento ambiental y la contaminación atmosférica del entorno. En materia de transporte público la ciudad ha implementado un sistema integrado similar al de París que incluye el sistema Bixi, una mezcla de bicicleta y taxi que ya cuenta con 300 estaciones y 3.000 bicicletas para cubrir distancias cortas.

Londres ha asumido el compromiso de organizar los juegos olímpicos del 2012 para lo cual ya está en pleno proceso de construcción los barrios y las infraestructuras deportivas bajo los más altos estándares de calidad ambiental de uso de arquitectura bioclimática y eficiencia energética. Se está tratando de reducir al mínimo las emisiones de carbono asociadas al desarrollo urbano, optimizando, entre otros, el uso del recurso agua y las áreas verdes. Se proyecta crear 100 hectáreas de espacios verdes diseñados de modo de reducir el riesgo de inundaciones en el área y enriquecer la biodiversidad de Lower Lea Valley.

También China, pese a su elevada contribución a la contaminación ambiental que ha producido su acelerado desarrollo económico está preocupada por el tema: la Expo Shanghái del 2010, bajo el lema “Better city, better life” es una apuesta por promover un futuro poblado de ciudades limpias y amigables con el medio ambiente. Cabe recordar que cuando se creó la República Popular China en 1949, solo había 58 ciudades, hoy existen más de 800 las cuales se siguen construyendo a una velocidad asombrosa con negativos impactos medioambientales que el gobierno chino ha decidido revertir como es el caso de Dongtan.

La iniciativa de Ciudad Viva, llevada adelante por la Conserjería de Vivienda y Ordenación del territorio de la Junta de Andalucía está trabajando en la misma dirección que la mayoría de los casos citados. Su objetivo específico apunta a promover la construcción de ciudades sostenibles en las urbes de la península ibérica, Marruecos y América Latina. Su concepto de sostenibilidad es más amplio que lo normal, ya que implica no solo la atención a los aspectos urbanos físicos y morfológicos sino sociales, económicos y culturales presentes en la coyuntura internacional, como lo demuestra el director Juan Espadas al señalar: “en un contexto de crisis mundial del sistema económico que ha obligado a un replantea¬miento global de todas las premisas sobre la intervención del Estado en la economía y el mercado, cobra especial importancia el alcance de las decisiones que en materia de sostenibilidad social, económica y ambiental debemos tomar cuanto antes si, como hace tiempo venimos afirmando: el futuro del pla¬neta se decidirá en las ciudades

por Humberto Eliash

Arquitecto, profesor de la Universidad de Chile, Vicedecano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo UCH

Publicado en la Revista Digital “La Ciudad Viva”

Las Ciudades Post-Kyoto y la Reducción del Calentamiento Global, 5.5 out of 7 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *