Temas del conocimiento geográfico contemporáneo y el XXXII Congreso Internacional de Geografía de la UGI de Colonia.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/7 (1 vote cast)

Temas del conocimiento geográfico contemporáneo y el XXXII Congreso Internacional de Geografía de la Unión Geográfica Internacional de Colonia, realizado entre el 27 y 30 de agosto de 2012. Reflexiones y tareas.

Junto con los colegas del Departamento de Geografía Michael Lucas y Alexis Vásquez (este último culminando sus estudios de doctorado en la Universidad de Leipzig) y otros cinco académicos de la Universidad Católica, hemos conformado la delegación chilena que asistió al XXXII Congreso Internacional de Geografía, instancia mundial que bajo la organización de la Unión Geográfica Internacional (UGI) reúne cada cuatro años a representantes de todo el mundo para presentar los avances del conocimiento que resultan de los programas y proyectos de investigación que se llevan a cabo, discutir la forma en que responden a los desafíos y exigencias de la sociedad y proyectar las demandas que se deberán atender en los próximos años y que serán examinados en los próximos encuentros: las reuniones regionales de Kyoto (2013), Cracovia (2014) y el próximo Congreso Mundial a celebrarse en China el año 2016.

El evento más importante de la geografía a escala mundial se celebró en esta oportunidad en la prestigiosa Universidad de Colonia, en Alemania, prosiguiendo con una permanente tradición académica de la UGI, de realizar estos encuentros en el seno de instituciones que han descollado por sus aportaciones a la consolidación científica de la disciplina. Bajo esta perspectiva, resulta aún más incomprensible que la conferencia regional celebrada el año 2011 en Chile –después de casi treinta años que no se organizaba en Latinoamérica-, se haya realizado en la sede de la Escuela Militar. Era notable la diferencia de escenario entre una institución académica alemana, fundada en 1388, emplazada en medio de parques y jardines públicos, completamente abierta a los ciudadanos y participantes, con un concierto inaugural en el teatro y con la orquesta filarmónica de la ciudad, con acceso libre de los participantes a los medios de transporte (buses, metro, tranvías), donde se respiraba la libertad en cada instante, a la situación de Santiago, donde el congreso se llevó a cabo en un cuartel militar completamente enrejado, custodiado por soldados armados, absolutamente ajeno a las actividades académicas, donde sólo se podía ingresar con tarjetas magnéticas y donde más bien predominaba la represión. No se observó a ninguno de los organizadores de la reunión de Santiago como para poder compartir con ellos las diferencias entre ambos eventos, pero si es sintomático que prácticamente no haya habido participantes de América Latina en este encuentro en Alemania. Entre casi 3000 expositores, que la delegación chilena, integrada por diez académicos, haya sido la más numerosa del continente, refleja la completa indiferencia con que los geógrafos latinoamericanos valoran los eventos de la UGI y colateralmente, se restan, lamentablemente, del examen de las tendencias, desafíos y logros universales de la disciplina. Otros dos datos confirman la ninguna ascendencia de la UGI en América Latina y el completo fracaso de la reunión de Santiago para conseguir avanzar en acortar esta distancia: la casi completa ausencia de brasileños y la pérdida de una de las vicepresidencias del organismo. Frente a lo primero, el hecho de que Brasil sea, después de China, el país con más geógrafos investigadores, académicos y alumnos de pre y postgrado a escala mundial, lo transforma en un protagonista, que de no estar presente, se nota demasiado. Nadie desconoce que el alejamiento entre los geógrafos de ese país y la UGI se acentúo en la reunión de Santiago justamente por el control militar que allí se apreció. Respecto a lo segundo, es primera vez en la historia reciente, que no se dispone de una vicepresidencia de la UGI que represente a la geografía latinoamericana y este hecho no hará sino acentuar el mencionado alejamiento, cuya inconveniencia debería ser discutida en algún momento, posiblemente en el próximo encuentro de geógrafos latinoamericano a celebrarse en Lima en abril del 2013.

Treinta y seis comisiones disciplinaria tuvieron a su cargo la convocatoria y selección de los miles de trabajos presentados y es interesante observar su distribución por tópicos de investigación. En primerísimo lugar se sitúan las 16 sesiones (una sesión escucha y discute alrededor de 4-6 ponencias) dedicadas a la Climatología, las 15 en que se trataron Problemas de la Educación Geográfica y las 14 que trabajaron los Problemas Costeros. En orden decreciente otras comisiones que concentraron gran número de sesiones fueron Aproximaciones Culturales de la Geografía (13 sesiones), Geografía del Turismo (12), Cambios de uso y Cobertura de las Tierras (11), Sustentabilidad del Uso del Agua (11) y Geografía de la Población (10). Entre las áreas emergentes destacaron Género y Geografía, Geografía de la Gobernanza, Geografía de la Sociedad Global de la información, Respuestas Regionales y Locales a la Globalización y Cambios Globales, Modelamientos de Sistemas Geográficos, Geoparques, por nombrar algunas.

Aparte de las presentaciones y discusiones por comisiones, el congreso trabajó cuatro temas principales, que son interesantes de mencionar y que concentraron la mayor atención de la totalidad de los participantes. En primer lugar hubo 59 sesiones destinadas al tema de la urbanización y cambios demográficos, que fueron acompañadas por conferencias centrales dictadas en este caso por un destacado político (Martin Lees, Ex Secretario General del Club de Roma) y Surinde Aggarwal, Profesor y ex rector de la Universidad de Delhi). Otras 41 sesiones giraron en torno a los problemas de la relación sociedad-medio ambiente, cuyas conferencias centrales correspondieron esta vez a Klaus Töpfer, Ex Ministro Federal de Medio Ambiente y Ex Director del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y a Anne Buttimer, profesora irlandesa que presidió la UGI y es una de las humanistas mejor consagradas del pensamiento geográfico contemporáneo. 34 sesiones estuvieron dedicadas al tema de los cambios globales y la globalización y las conferencias centrales recayeron en Eduardo de Nulder (iniciador y Director del Año Internacional del Planeta Tierra de las Naciones Unidas) y en el Profesor de la Universidad de Berna Bruno Messerli, ex presidente de la UGI y maestro de muchos investigadores. Por último 31 sesiones trataron el tema de los riesgos y conflictos y las presentaciones generales recayeron en Alexande Müller (Director Asistente de la FAO) y Derek Gregory, destacado Profesor de la Universidad de British Columbia en Canadá.

¿Cuáles son los temas omnipresentes en los trabajos de los geógrafos? Indiscutiblemente que el cambio climático ha sido presentado en todas sus dimensiones, escalas y enfoques disciplinarios, concentrando la mayor cantidad de sesiones. No sólo se han tratado sus causas y consecuencias, sino también sus efectos sobre cada uno de los componentes del medio ambiente natural y social, destacando fuertemente sus implicancias sobre la economía, la sociedad y especialmente sobre los riesgos y vulnerabilidades que desencadena y que exigen desarrollar la resiliencia de las poblaciones urbanas y rurales. El carácter de ciencia-puente para abordar interdisciplinariamente los componentes naturales y socioculturales de los problemas ambientales reafirmó el compromiso de la geografía con un tema que, indudablemente se encuentra en la base de la sustentabilidad del desarrollo. No hay ni habrá desarrollo si no se asegura que el crecimiento económico vaya acompañado de la equidad social y la protección del medio ambiente.

Los desafíos comunes también se pueden inferir o fueron explícitamente mencionados: el hambre continúa afectando a la mitad de la población mundial, los riesgos y desastres naturales van en aumento y destruyen crecientemente al medio ambiente construido, el consumismo exagerado agota y desecha muchos de los recursos naturales, la contaminación del agua, los suelos y el aire ha avanzado, la urbanización es un proceso imparable, el envejecimiento de la población se advierte en todo el mundo; las carencias, exclusiones y falta de participación democrática en las decisiones conmueven el ethos de la disciplina.

Se podría concluir señalando que, indudablemente la geografía goza de muy buena salud en todo el mundo. La UGI logra reunir en Alemania a 3000 especialistas, en medio de una severa crisis económica europea; los encuentros de geógrafos latinoamericanos también concentran a miles de representantes y el último congreso de geógrafos brasileños, realizado en Bello Horizonte registró ¡seis mil inscritos!. Valdría la pena preguntarse entonces sobre lo que estaría faltando para consolidar la incidencia de la disciplina en la adopción de decisiones trascendentales que den cuenta de la multiplicidad de asuntos pendientes y que requerirían del pensamiento y conocimientos geográficos. Primero, parece ser que le UGI no profundiza sobre las verdaderas causas de los problemas, en la medida que para ser políticamente correcta, no denuncia institucionalmente que la división entre el norte y el sur resulta insuperable o que la sustentabilidad es imposible bajo la aplicación de los actuales modelos de desarrollo, y que esas mismas divisiones de replican en todas las escalas de análisis, caracterizando condiciones de desigualdad de las cuáles no escapa ninguna nación, ciudad o área rural del planeta. Mientras esas desigualdades socioeconómicas no sean reducidas, aumentarán los migrantes “ilegales” y los conflictos entre y dentro de los países. No se dijo nada de las terribles guerras civiles que afectan a muchas naciones, generando miles de refugiados y pobres que ven destruidos sus hogares por incesantes bombardeos, sin que los geógrafos adviertan de su ocurrencia y faciliten encontrar soluciones políticas a tiempo.

Tampoco se pronunció sobre el extractivismo de recursos naturales que sigue significando la pérdida de capital natural y social en todos aquellos países y regiones subdesarrolladas, que, paradojalmente, continúan sosteniendo en gran medida a las economías centrales, grandemente consumidoras y dilapidadoras de materiales, energía y alimentos. No se mencionó tampoco que los desastres naturales han aumentado no porque lo hayan hecho las amenazas naturales sino porque la no consideración de la planificación territorial sigue exponiendo a los socialmente más vulnerables a los terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, sequías, inundaciones, aluviones y avalanchas. No se hizo cuestión de los asuntos de privatización de la propiedad y acceso a los recursos naturales (tierra, aire, agua, biodiversidad) y a la expulsión de comunidades de sus territorios y lugares ante la pérdida irreversible de sus medios de sustento. No hubo una mención específica a la bancarrota y sus secuelas de desempleo que afectan a los países europeos (en Francia los cesantes alcanzan a tres millones y en España corresponden al 25% de la mano de obra). Es decir no se han tratado posiblemente con la profundidad, amplitud y urgencia requerida asuntos de justicia económica, ambiental y social que están en la base de la discusión en los países subdesarrollados y entre ellos, los latinoamericanos. Mientras ello no ocurra, la UGI seguirá aumentando las sospechas e indiferencia de una gran mayoría de los geógrafos del mundo. Impedir que ello suceda es una obligación de quiénes, como el suscrito, hemos sido elegidos en esta ocasión, por colegas extranjeros, para actuar como miembros de los comités directivos de las comisiones que conforman el quehacer intelectual de la única organización mundial de que dispone la geografía.

por Dr.Hugo Romero

Profesor Departamento de Geografía y actualmente Profesor Visitante de la Universidad de Poitiers, Francia

Temas del conocimiento geográfico contemporáneo y el XXXII Congreso Internacional de Geografía de la UGI de Colonia., 6.0 out of 7 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *